>> QUE ES LO QUE NAR-ANON “NO” HACE?
>> A LOS PADRES DE LOS ADICTOS
>> CAMBIAR NOSOTROS MISMOS

¿NECESITA USTED CONCURRIR A NAR-ANON?

Cuestionario para padres, esposos/as y / o amigos.
Hágase las preguntas y conteste lo mas honesto que pueda.

1- ¿Se ha encontrado usted poniendo excusas, mentiras o encubriendo a su familiar
2- ¿Tiene  usted razones para no confiar en su hijo?
3- ¿Le cuesta cada vez mas creer las explicaciones de su hijo/a
4- ¿Le cuesta dormirse o se queda despierto preocupado/a?
5- ¿Su hijo falta a la escuela sin que Ud. Lo sepa?
6- ¿Su esposo esta faltando al trabajo, y sus cuentas aumentaron?
7-¿Le falta dinero misteriosamente?
8- ¿Se pregunta Ud. Que esta mal y si es su culpa?
9- ¿Lo que serian discusiones normales se convierte en hostiles y violentas?
10- ¿Se esta privando de salir con excusas tontas?
11- ¿Los esfuerzos de controlar son frustrantes?
12- ¿Ud. Sigue tratando de mejorar la situación y nada funciona?
13- ¿ Esta cambiando el estilo de vida de su hijo/a esposo/SA
14- ¿Al pensar con preocupación en su hijo/a, esposo/sa se le produce un nudo en el estomago?
15- ¿Se irrita  fácilmente su esposo/sa, hijo/a  por causas de poca importancia?
16- ¿Lo que serian discusiones  normales se convierten en hostiles y violentas?

Si ha contestado SI a 4 ó más de estas preguntas, NAR-ANON puede ayudarle con las respuestas que está buscando.

QUE ES LO QUE NAR-ANON “NO” HACE?

1° No trata de reclutar miembros ni de persuadir a nadie para que se una a Nar-Anon.
2° No mantiene archivos ni historiales clínicos.
3° No toma parte en investigaciones ni las patrocina.
4° No se une a “consejos” de agencias sociales, aunque los miembros, los grupos y las oficinas centrales cooperen con ellos.
5° No trata de investigar ni de controlar a sus miembros.
6° No se hace diagnósticos ni pronósticos médicos y psicológicos.
7° No proporciona servicios de desintoxicación ni de enfermarían ni hospitalización, medicinas y tratamientos médicos o psiquiátricos.
8° No ofrece servicios religiosos.
9° No se mezcla en educación ni en propaganda acerca de la drogadicción.
10° No proporciona vivienda, comida, ropa, trabajo, dinero, ni cualquier otro tipo de servicio social o de caridad.
11° No proporciona asesoramiento profesional ni domestico.
12° No acepta dinero por sus servicio, ni contribuciones de fuentes ajenas a Nar-Anon.
13° No proporciona cartas de recomendación a juntas de libertad condicional, abogados, oficina de la corte, agencias sociales, empresarios, etc.

NOTA: Un miembro de Nar-Anon puede hacer cualquiera de estas cosas de forma personal o privada, pero no en calidad de miembros de Nar-Anon. Un gran número de profesionales son también miembros de Nar-Anon. No obstante su trabajo profesional NO forma parte de Nar-Anon como tal no se considera competente para realizar los servicios que han sido enumerados.

A LOS PADRES DE LOS ADICTOS

Guía personal que me ayuda a utilizar los principios de NAR-ANON.

1) No mentiré para encubrir a mi hijo. Si él no va a clase, falta a las reglas de libertad vigilada y no cumple sus compromisos, con encubrirlo sólo alivio mi ansiedad temporalmente.

2) No protegeré a mi adicto de las consecuencias de sus propias acciones. Si se mete en líos con la policía, buscaré ayuda legal para atender cuales son mis responsabilidades legales, pero yo no soy responsable moralmente de las acciones de otro ser humano.

3) No permitiré que mi adicto maltrate a mis propios hijos ni los insulte. Pediré ayuda profesional si ésto ocurre.

4) No permitiré que mi adicto continúe siendo un pequeno Dios. Todos los miembros de mi familia tienen los mismos derechos.

5) No me preocuparé tanto por mi adicto como para no poder ver lo bueno existente en mi familia.

6) No intentaré impedir que mi adicto vaya en busca de drogas. Eso sería una ocupación constante, y por mucho que lo intentara, mi adicto hallaría una forma de encontrar lo que busca.

7) No pondré reglas para luego no cumplirlas. Si pongo una regla, trataré de ser firme en su cumplimiento.

8) No criticaré a otros miembros de mi familia si ellos a veces dejan que el adicto les manipule. No es de mi incumbencia ocuparme del programa de ellos.

9) No me resentiré por el hecho de que no puedo curar a mi hijo enfermo.

10) No me dejaré arrastrar por mis sentimientos de culpabilidad. Sí, he desempeñado un papel en la vida de mi hijo y he cometido errores. Aceptaré los hechos y pondré en práctica lo que he aprendido.

11) Trataré de no perder la paciencia y de no reprender, moralizar, culpar ni amenazarlo.

12) No tendré demasiadas expectativas de que mi adicto se recuperará, aunque mi familia haga todo lo que sepa y piense que sea correcto. Si ocurre un milagro en la vida de mi hijo, ese milagro ocurrirá entre él y su Poder Superior.

CAMBIAR NOSOTROS MISMOS

La adicción es una reacción en cadena. Es una enfermedad que afecta al adicto al igual que a los miembros de la familia, las amistades y los compañeros de trabajo. Tratamos de controlar, encubrimos y nos cargamos de responsabilidades del adicto. La enfermedad se propaga a aquellos de nosotros que mas nos importan. Finalmente empezamos a sentirnos utilizados e infelices.
Nos preocupamos perdemos la confianza y nos enojamos. El adicto nos culpa a nosotros y nos sentimos culpables, ¡Si tan solo algo o alguien pudiese cambiar!

Cuando descubrimos a Nar-Anon, encontramos a otros con los mismos sentimientos y problemas. Aprendemos que no podemos controlar o cambiar al adicto. Nos hemos hecho tan adictos al adicto que es difícil cambiar el enfoque de nuevo hacia nosotros mismos. Encontramos que debemos soltar las riendas y girar hacia la fe en un Poder Superior. Al trabajar los pasos, aplicar las tradiciones y utilizar las herramientas del programa, empezamos con el amor y la ayuda de nuestro Poder Superior y de otros, a cambiar nosotros mismos.

 

Av. Corrientes 1922 • Piso 6 Of. 62 • C.A.B.A • Linea gratuita: 0800-999-3539 • Tel. 4954-8356 • email: info@naranon.org.ar