TESTIMONIOS

Este espacio está dedicado a los testimonios de los miembros de la confraternidad. Si querés podés mandar tu experiencia por email a: esperanzaediciones@naranon.org.ar y podrá ser usado para publicarlo tanto en la web como en ediciones impresas de Nar-Anon y de esta manera podremos pasar el mensaje de esperanza a los familiares y amigos de adictos a las drogas.

GRACIAS A TODOS POR SU COLABORACIÓN EN LOS DIFERENTES SERVICIOS. CON EL APOYO DE TODOS LOS MIEMBROS DE LA CONFRATERNIDAD NAR ANON PODEMOS HACER ESTO POSIBLE.

Cuando entré a Nar-Anon me juzgaba inteligente, madura y con la capacidad para dirigir la vida de mis familiares. Aceptación de impotencia y fragilidades no hacían parte de mi manera de vivir. Comencé a recuperarme cuando aprendí a:
Aceptar que el adicto es un enfermo y que su comportamiento agresivo y manipulador es consecuencia del disturbio emocional causado por su consumo de drogas.
Aceptar que soy impotente ante la enfermedad del adicto.
Aceptar que no causé la enfermedad, que no tengo la culpa de ella y que con la ayuda de un poder superior puedo lograr cambios que se reflejarán benéficamente en el adicto.
Aceptarme tal cual soy, con defectos y cualidades, aceptar a los otros tal cual son sin juzgarlos y sin querer modificarlos pues cada uno tiene derecho a escribir su propia historia.
Aceptar que no fueron otras personas las que causaron la enfermedad ya que ella tiene múltiples causas.
Aceptar que la drogadicción es una enfermedad que afecta a la familia.
Fue bueno tomar conciencia de mi recuperación. Hoy sé que necesito la ayuda de un poder superior para poder esperar el momento adecuando para tomar una decisión.

Fuente: Libro CEFE de Nar-Anon

EL CAMINO DE LADRILLO AMARILLO
El tiempo de ladrillo amarillo y yo estamos en el mismo camino, cuando pienso en este camino, recuerdo el camino de ladrillo amarillo de mago de Oz. Dicha nota cuando Dorothy comienza a caminar sobre el camino de ladrillo. amarillo que hay también un camino de ladrillo rojo? Cuando era niña, me preguntaba que le había pasado a Dorothy si ella había tomado el camino del ladrillo rojo en el camino del ladrillo amarillo Miró los caminos, el adicto y el mlo, estamos en dos caminos, yo estoy en el camino de ladrillo amarillo y él en el rojo o viceversa. No debemos cruzar en los caminos, ni en nuestros caminos, sino en nuestros caminos. Otras veces nuestros caminos están tan lejanos, que no puedo ni siquiera ver en el camino y está bien, pues está en su camino y yo en el mio. Ya sea que nos veamos o no, no estamos solos, los dos estamos cada uno con nuestro Poder Superior Unos amigos y otras personas son mis amigos, otras esposas, otros seres amados por la enfermodad de la adicción. Sé que nunca estaré sola, lo mismo sucederá con el adicto en su camino. Podrías conocer otros adictos, algunos en recuperación y otros no. Ellos podríamos preguntarnos si están en el camino correcto, Nosotros solo podemos esperar, sigamos, adelante, no, no podemos empujarlos a seguir adelante, porque no estamos en el mismo camino y no es nuestra responsabilidad. nuestro control.
A veces, nuestros caminos parecen, por ejemplo, el de Dorothy con la bruja malvada, los monos voladores y las amapolas venenosas. Cómo lidiar con los obstáculos y cómo mantenerlos en movimiento, es la lección de este recorrido que debemos aprender. Algunas veces buscamos la ayuda de otros en nuestro camino como Dorothy buscó en el espantapájaros, y el hombre de hojalata o el león, una semejanza de la experiencia fortaleza y esperanza, esto nos ayuda a estar enfocados y centrados Si seguimos adelante, él y yo un día Llegar a la ciudad Esmeralda, pero no tengo que tener un nuevo día. iSigamos viniendo! No partamos antes de que suceda el milagro.

Fuente: Nar-Anon 36

Enlace de lemas 
Me invitan a escribir un testimonio. Hazlo con calmapienso. ¿Qué podría yo aportar, cuando llegué hace poco tiempo? Mantenlo simpleBien, no voy a enredarme con la exigencia que ha dominado mi vida,Primero las cosas más importantes. Lo fundamental entonces es decir gracias, muchas gracias al grupo por encender la luz en la oscuridad de mi confusión. Y ¿Cuán importante es? Mucho, porque Una actitud de gratitud es consecuencia de reconocer que Ya no estás solo, y que Anteponer los principios a las personalidadeses un saludable ejercicio de amor que permite sentir unión aún con aquel que es profundamente diferente. Piensa, me digo. ¿Debería escribir algo más trascendente? Otra vez mi soberbia está haciendo de las suyas, busco impresionar a un lector imaginario y caigo en la trampa de siempre. Escucha y aprendeSigue viniendo, sugiere el compañero que me recibe la primera vez. Como es más fácil oír a los demás que a mí misma, me digo una y otra vez Ocúpate de tus propios asuntosfrase que repito como un mantra ya que controlar las acciones de otro e indagar sobre sus emociones y decisiones es una ruta que no me llevó a buen puerto. Que empiece por mí entonces, tanto el cuidado de mi persona como la modificación de conductas que deploro en los demás y no son más que reflejo de aquellas mías que rechazo y niego. Sólo por hoy quisiera comprender el sentido de Desprenderme con amor, pero me cuesta discriminarlo de la furia, la ira que a veces me gobierna. Doy pequeños pasos que me devuelven alegría y una sensación de eje o centro, pero vuelvo a perderme. Reconozco así Progreso, no perfecciónCuando en medio de una crisis busco apoyo, la voz de una compañera al teléfono sugiere Mantén la mente receptiva, Vive y deja vivir. El programa es sabio y a través de un miembro antiguo responde de modo que parece mágico. Cuando la crisis pasa y compruebo que las nuevas herramientas abren posibilidades desconocidas agradezco una vez más y ruego que por Un día a la vez de todos los que restande este tránsito, mi conciencia no deje de recordarme Suelta las riendas y entrégaselas a Dios, expresión que me llena de alivio y disipa con su abrazo toda desconfianza y miedo.

Fuente: Boletín Esperanza, ejemplar 8, año 2013.